sábado, 24 de septiembre de 2011

Colt single action SSA 1873, calibre 32-20 WCF



No vamos a entrar en detalles de la pintoresca y repetida historia de Samuel Col (19-07-1814, 10-01-1862), baste con decir que fue el creador de esta arma (el revolver), que terminaría revolucionando el mundo de las arma en su época. 



De simple acción, robusto, bien dimensionado, de gran fiabilidad, su tambor tiene una capacidad de seis cartuchos y con facilidad de manejo casi perfecta, todas estas pautas hicieron de el 73 un arma muy popular y muy apreciada en esos tiempos, El Colt Single Action Army (SAA) conocido también como Colt Peacemaker (Pacificador), este viejo revolver fue una importante herramienta que intervino en el desarrollo de la historia del oeste norteamericano hacia finales del siglo XIX, además de posicionarse, como la primera arma corta fiable de la historia y darle a la COLT el espaldarazo final de la que seria una larga historia de clásicos ampliamente relacionados col la historia de su país.



i

Diseñada inicialmente para el Ejército estadounidense, que lo adoptó en 1873 como arma reglamentaria, el Peacemaker reemplazó al Colt 1860 y permaneció como arma oficial del Ejército de Los Estados Unidos durante 17 años, hasta 1892, cuando fue reemplazado por el revólver Colt de doble acción (DA).



La popularidad del Peacemaker no se limitó exclusivamente al terreno militar. En pocos años, muchos de los ciudadanos norteamericanos se hicieron con una de las miles de unidades fabricadas por Colt. Este revólver también contó con un notable protagonismo en la conquista del Lejano y Salvaje Oeste. 
En este sentido, el hecho de que utilizara munición del mismo calibre que el fusil Winchester M1873 ayudó a su popularización como arma corta.



La fama y el carácter de leyenda, de este arma de fuego, hace del Peacemaker uno de los revólveres más afamados del Viejo Oeste, ““siendo utilizado por malos y buenos”” tales como; Wyatt Earp, William “Bat Masterson” Barclay, y un largísimo etc.
Por otra parte la industria cinematográfica de EE.UU., también se encargo de darle a través de sus grandes actores gran protagonismo en pantalla, factor que masifico la leyenda con el paso de los años.

Vista del cono de forzamiento del cañon.

Portalon de acceso de carga del tambor.






Como dato curioso de la primera tanda de modelos 73 producida por Colt , 29.802 fueron recamarados para el 32-20 WCF.
La carga original de los cartuchos era de 20 grains de polvora negra, con un proyectil de 117 grains de plomo con punta plana


Vista frontal y posterior del tambor del arma.



El cartucho 32-20 fue creado en 1882 por Winchester para su rifle de palanca modelo 73. Rápidamente se popularizó como cartucho de mediana potencia para rifle y revólver, años después lo adoptaria colt para este revolver.



LCF,

Remington 12-70/76 Cooper Solid, Slug,

Cartucho fabricado por la compañía RÉMINGTON Arms Company Inc, de Lonoke Arkansas, EE.UU.
Denominado como Rémington Premier Copper Solid, se produce en dos largos: 12.70 y 76 mm, están cargados con un proyectil de cobre maziso de punta hueca, el cual esta convenientemente ranurado para propiciar su expansión y aumento de sección durante su impacto.



Estos proyectiles tienen la particularidad de ser subcalibrados (de ahí el concepto de sabot) esto significa que el proyectil tiene un diámetro menor al calibre del arma, la diferencia faltante se suple con la envuelta plástica (Sabot) que es la que permite que cuando disparemos el cartucho el conjunto completo tome estría y adquiera el movimiento de rotación que giroscópicamente estabilizara el proyectil en su vuelo. (Es por ello que estos cartuchos preferentemente deben ser disparados en cañones de escopeta Full Rifle "estriados")

Dos imagenes de proyectil: Intacto e Impactado y corte longitudina de un cartucho.
























Proyectil impactado y recuperado
Según su largo 70 o 76 mm pueden alcanzar respectivamente una velocidad de 1450 y 1550 Pies x segundo.




Los proyectiles de estos cartuchos pesan 1 onza, o sea 28 gramos: Nada más  ni nada menos que 432 grains, así que si calculamos con la velocidad; obtendremos una importantísima cantidad de energía en un formidable cartucho de caza.

LCF

domingo, 18 de septiembre de 2011

Remington 12-70 Postas.

Cartuchos de calibre 12-70 fabricados en Italia para la compañía Rémington de EE.UU., cargado con 9 postas de 8.9 mm denominados comercialmente 11/0, cargados con pólvora sin humo (con presión de trabajo en recámara de 1050 Bares)



La caja contiene 10 unidades, y el tipo de fulminante que usan es tipo 209 Boxer.



LCF:

6.35 Browning FM.

Caja de munición calibre 6.35 mm Browning (25-acp) de 20 cartuchos producida por la Fabrica Militar de cartuchos Fray Luis Beltrán, Argentina.


Cartuchos con punta totalmente blindada, vaina de latón , proyectiles sellados con laca roja.

LCF.

Sables de mando, de Las FF.AA. Argentinas: San Martín, Belgrano y Brown.

Los sables de San Martín, Belgrano y Brown. Emblemas de mando en las Fuerzas Armadas Argentinas.


                          De Izq. a Der. sable de Marina, Fuerza Aérea y Ejercito Argentino.


Los tres históricos sables se destacan por continuar en uso actualmente por los militares argentinos, al alcanzar el grado de General, Almirante o Brigadier. Cada uno de ellos encierra un simbolismo enorme ya que los Padres de la Patria los utilizaron para cortar las cadenas imperialistas forjando la Independencia de nuestro suelo.



Un sable para Generales.

El Facsímil del sable del General San Martín.
Don José Francisco de San Martín (Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata, 25-02-1778 - Boulogne-sur-Mer, Francia, 17-08-1850) Militar Argentino, cuyas campañas decidieron las independencias de la Argentina, Chile y el Perú.

Historia: Sable curvo inglés con empuñadura de ébano adquirido en el año 1811 por San Martín en Londres. La hoja tenía una antigüedad aproximada de 100 años al momento de ser montada por el espadero británico y carece de inscripciones salvo un pequeño trébol. Está realizada en acero de damasco y es de origen persa o sirio, fiel a la moda de la época, debido a que luego de la Campaña a las Pirámides de Napoleón Bonaparte los países europeos habían adoptado rápidamente el sable curvo oriental como símbolo de estatus, distinción y como un arma temible por su poder en combate. Los primeros ejemplares en Francia llegaron como suvenirs de los soldados que retornaban victoriosos de Egipto. Frente a la demanda creciente de la oficialidad Europea comenzaron a importarse sables, luego solamente hojas, y finalmente, se comenzó a fabricarlos íntegramente en toda Europa.


Sable de General:

Cabe señalar que en el Ejército los Generales utilizan como sable de ordenanza desde el año 1946, una réplica del sable corvo del brigadier general San Martín, cuya primera entrega se formalizó el 2 de junio de ese año con una formación militar, recibiéndolos el Presidente de la Nación General de División Edelmiro J. Farrell, el presidente electo, General de Brigada Juan Domingo Perón y los restantes Generales en actividad. En aquella época y hasta finales de los años 80 se eligió un modelo conocido como 7/8, más estilizado, menos curvo y más liviano que el del prócer. Actualmente se entrega el Facsímil que conserva sus líneas prácticamente en una proporción de escala 1:1 con el original.

Existen ejemplares documentados que fueron realizados en Arsenales del Ejército en los años 40, incluso antes de su entrada en vigor oficial. El Arsenal Naval de Zárate continúa fabricando el modelo 7/8 y la empresa privada Jorfra de la Ciudad de Buenos Aires.


Un sable para Brigadieres.

El Facsímil del sable del General Belgrano.



Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano (Buenos Aires, 3-06-1770 – Buenos Aires, 20-06-1820) Intelectual, periodista, economista, político, abogado y militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actualmente Argentina. Participó de la Revolución de Mayo y de la Guerra de Independencia de la Argentina, y Creador de la Bandera Argentina.


Historia: Sable curvo de origen francés con empuñadura de cachas de nácar y vaina dorada adornada con escenas de batallas y motivos egipcios en su empuñadura. No presenta marca de fábrica ni inscripción alguna. Se trata de un modelo de los llamados “sabre de recompense”, y aparentemente recuerda las campañas de Napoleón Bonaparte en Egipto a fines del siglo XVIII. Estos sables de lujo eran encargados especialmente a famosos espaderos y era frecuente que fueran obsequiados como muestra de gratitud a alguna personalidad militar.

El sable le fue entregado a Manuel Belgrano en el año 1813 por la Asamblea General Constituyente como premio por la victoria de Salta, del 20 de febrero de aquel año. En la sesión del 8 de marzo se acordó por unanimidad ofrecerle un sable de guarnición de oro con la siguiente inscripción grabada en su hoja: “La Asamblea Constituyente, al benemérito general Belgrano”, grabado que jamás se concretó.


Existe una disputa histórica sobre este sable, debido a que se ha perdido la continuidad documental de su recorrido de mano en mano, habiendo posiciones encontradas entre quienes afirman que perteneció al caudillo Guemes y quienes lo señalan como de Manuel Belgrano. No es motivo de esta breve reseña ahondar en este punto, pero si tomamos como fundamento la descripción documentada de época y las reproducciones iconográficas antiguas de Belgrano, entendemos que el sable perteneció a dicho prócer.



Sable de Brigadier y Comandante Gendarmería: La primera réplica que se realizara de este sable fue dispuesta por el Gobierno Nacional para la Gendarmería Nacional por un decreto del año 1957, en cuanto entendían que había pertenecido al general Güemes. Por este decreto se aceptó su figura como representación histórica de un paladín de la defensa de la frontera, ordenando su uso por parte del personal superior que alcanzara el grado máximo de Comandante General.



Como un justo homenaje de la Fuerza Aérea Argentina para honrar la memoria del ilustre Brigadier General Belgrano, al cumplirse en 1970 el bicentenario de su nacimiento y a propuesta del Profesor Aníbal Jorge Luzuriaga, miembro del Instituto Belgraniano, su Comandante en Jefe Brigadier General Carlos A. Rey resolvió que una réplica de su sable corvo fuera usada como insignia de mando de los Brigadieres de su Fuerza. Esta disposición por problemas económicos recién se cumpliría a partir de 1979.



Existieron al menos tres fabricantes de este sable: la empresa toledana Bermejo, de España, Arsenales o Arsenal Zárate que fabrico una versión de muy buena calidad sin marca alguna a inicios de los años 80, y el de la empresa Jorfra, que los continúa produciendo en la actualidad (en ambas versiones, Gendarmería y Fuerza Aérea, con pequeñas diferencias en lo que a su diseño particular atañe).


Un Sable para Almirantes.



El Facsímil del sable del Almirante Brown.


Guillermo Brown (nacio en William Brown; Foxford, Condado de Mayo, Reino de Irlanda (actual República de Irlanda), 22-06-1777 – Buenos Aires, Argentina, 3-05-1857) Primer almirante de la fuerza naval Argentina, tanto en la cronología histórica, como por prestigio. Dedico su vida al servicio de su patria de adopción.

Historia: Sable curvo naval inglés con empuñadura de marfil, fabricado hacia 1811 por John Salter, que utilizara durante 15 años el marino escocés Robert Ramsay, Comandante de la Marina Real Británica, obsequiado a fines de 1826 al Almirante William Brown como muestra de aprecio y respeto por la causa que defendía en tierras americanas y la gallardía de sus acciones.



En la vaina lleva la inscripción: “Salter sword cutler to his Royal Highness the Duke of Sussex/35 Strand/Captn R. Ramsay/RN” luego se le adicionó la inscripción “Almirante Brown”.

Salter fue un espadero que realizó trabajos para el Duque de Sussex e incluso para el Almirante Nelson. Trabajó en Londres en la calle Strand 35 entre 1801 y 1824.

Sable de Almirante: En la Armada, sus Almirantes desde el año 1986 utilizan la réplica de la espada naval que perteneció al almirante Brown. El sable es producido por el Arsenal Naval de Zárate, Buenos Aires.




A modo de conclusión:



Los sables originales son piezas de gran calidad, construidas total o parcialmente en Inglaterra o Francia. San Martín prefirió una hoja antigua pero de buena y probada calidad, y fue este su sable preferido en toda la campaña americana –a pesar de haber tenido media docena de sables de combate en su posesión-, tal como lo dejara plasmado en su testamento al legar el sable a Juan Manuel de Rosas.

Belgrano recibió un sable francés “a la mameluka” de lujo como obsequio, y según crónicas de época lo utilizo en sus campañas, y finalmente Brown también fue obsequiado con un sable, pero en este caso ya era un veterano de combates navales bajo la corona británica.

Ninguno fue un sable de serie reglamentario, y se destacaron por sus hojas curvas y bellas líneas orientales, lo que brindo una cuota de distinción adicional a los tres próceres que los utilizaron durante el primer tercio del Siglo XIX.

Finalmente, los facsímiles que ostentan los mandos superiores de las Fuerzas Armadas guardan similitud con los sables originales y su construcción es esmerada y de buena calidad en general, destacándose por sobre todo ejemplares antiguos del sable de San Martín realizados en los años 40 seguramente bajo pedido individual, y el sable para Brigadier que fabricara la firma española Bermejo, el cual alcanzo un precio de mercado que rondaba los 3000 dólares hacia el año 2003, motivo principal que motivo el cese de las compras en aquella empresa.



Un gran y cordial abrazo por su aporte a Pablo Bustamante Loader



Antigüedades Militares Loader





LCF 2011

domingo, 11 de septiembre de 2011

.22 Corto FIOCCHI.

Caja de 50 unidades de calibre 22 Short (corto) de la firma Italiana de Lecco (Lecco es una ciudad italiana situada en la región de Lombardía, a 50 km al norte de Milán)  FIOCCHI.


Escudo de Lecco
Escudo de la ciudad.







LCF.

7 x 75 R Vom Hofe Super Expres

Vom Hofe fue un ayudante de Hermann Gerlich en Danzig, durante los años 1920.
Poco tiempo despues se traslada a Leipzig para unirse a Wilhelm Brenneke.
A principios de la década de 1930 funda en Berlín la firma HOFMANN Waffen und Munition,  de HOFE y Richard SchienMANN, y así comenzar a construir sus propios cartuchos de alta velocidad y fusiles para caza mayor tomando como base las acciones Máuser.

Frente de la caja de cartuchos, Fabricados para Wolfgang Gehman.
En 1935 Schienmann renuncia, y la firma cambia de nombre por: "Vom Hofe Waffen und Munition".

Este cartucho fue diseñado en el año 1939 a partir de vainas del calibre 9.3 x 74R  y  fue el último de los comercializados por Vom Hofe,estos fueron fabricados por la DWM, que debido al cercano inicio de la guerra tan solo tubo tiempo de producir un pequeño lote.

Industrias Werke de Karlsruhe - IWK año 1958.


Al finalizar la 2º guerra mundial y con el posterior fallecimiento de Ernest August Vom Hofe, Gehmann realizó algunas modificaciones en el diseño original y luego volvió a comercializarlo a partir de 1958.




LCF

.22 Lr MACH II Punta Hueca.



De indudable similitud y aspecto estético, que cierta munición fabricada por la firma de Estados Unidos, RÉMINGTON (Con una abeja como logo), tenemos aquí una caja de 100 unidades, de la munición MACH II, denominada así por la empresa ORBEA ARGENTINA S.A.I.C, de la calle Av. Paseo Colon 285 de la Capital Federal, Argentina.




Envasada en caja de cien cartuchos en dos separadores de 50 unidades cada uno, este cartucho presentaba un proyectil troncoconico de punta hueca bañado en cobre que según sus fabricantes podía alcanzar los 1600 pies por segundo, pero que lamentable mente y debido a que en los años 90 del siglo pasado la empresa enfrentaba graves problemas económicos, su calidad y por ende sus prestaciones no llegaban a dichas cifras de velocidad, y ni que hablar de su regularidad.


Parte posterior de la tapa de cartulina con logo de la marca.


LCF.